martes, 24 de julio de 2012

Cuando Confucio inventó la confusión



Antipièce:
Abismo, dícese de.
Bueno, en realidad, todos sabemos qué es el abismo ¿no? Quiero decir, El Abismo, como concepto empírico, como El horror, como Él mismo, sujeto de estas palabras, son sustancias abstractas y a la vez finitas y... Dios! No sé qué estoy escribiendo. 
El problema, creo, fue desear algo salvaje, es lo que tiene, lo salvaje y lo absurdo, lo surrealista, no puede unirse a la realidad, el problema fue también que nos vendieron este verano como el de nuestras vidas, ¡el listón está demasiado alto!, sólo Ellos podrían darle a la época estival el nivel que necesita. ¿Será verdad que han hecho demasiado daño? Lo que es cierto es que aquellas fiestas patronales fueron patrocinadas por Arrabal, Beckett e Ionesco, como un juego absurdo de sillas e insectos, donde el tiempo no pasa, porque no pasaba, podría haber seguido hablando con él toda la noche, dejando escapar por válvulas la atracción TOTAL que ejercía sobre mí, funcionó tan bien mientras funcionaba, ¡tan bien!, que me resulta estúpido plantearme cómo continuar lo que pasó entonces, ¿un mensaje privado? -demasiado cutre- ¿la próxima party hard en los ghost town de Murcia? -demasiado evidente - ¿entonces? ¿Y si, como siempre, estoy exagerando, y si simplemente nos caímos bien y el resto fue resultado de la confusión del alcohol? ¡Qué diría Arrabal de todo esto! Pero al fin y al cabo, esto es lo que quería, ¿no?, esto es El Abismo, esperar a Godot al borde del precipicio, sentir el vértigo de tu hipotético cuerpo cayendo hipotéticamente hacia el, también hipotético, obsceno pavimento. ¡Menuda angustia! Pero es que es no tiene sentido, una noche de entre los muertos surge uno de esos a los que una vez, de pasada, dijiste que lo harías padre de tus hijos, y de repente llega y te dice cubata en mano, ey, hola, quiero ser tu amigo. No, no tiene sentido, esta realidad no tiene forma. Creo que esto es lo que tiene, es lo que pasa, al decidir aceptar la ciudad y sus criaturas, acepté también sus fiestas patronales, lo acepté a él, con su halo de confusión sexual, acepté la duda y la acción. Creo que me siento raro, confuso. ¿No sería mejor, más rápido y efectivo, preguntarle directamente si es gay?
¡Maldita fijación con los hetero!
Creo que ahora sólo queda decir Goodbye Stranger, de Supertramp, o un CUIDARSE, que viene a ser lo mismo.


Por cierto, tengo unas ganas terribles de meet people, que me aburro demasiau, de Murcia o no sé, también voy al Arenal, ahí queda.

4 comentarios:

  1. Los heteros a veces son tan ciegos creyendo que todos los demás son igual a ellos que no se enteran que lo que para ellos es una simple conversación con un chico majo, para otro puede significar algo más...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Cuando el corazón necesita que lo acaricien, las cosas que son una cosa parece que son otras.O quizá sí son lo que a primera vista parecen.
    Pero luego llega Murcia con su calor y su bochorno y sus tardes veraniegas interminables que dan mucho para pensar..SALUDOS!!!

    ResponderEliminar