jueves, 28 de abril de 2011

Estaba yo colocando la ropa recién planchada cuando de pronto, de repente, sin dar señales ni advertencias, descubrí que un jersey estaba tiernamente abrazando a otro, cálidamente, por la cintura. Y aquella me pareció la imagen más tierna que había visto en mucho tiempo. Apagué la luz y me fui, al menos sólo una noche de felicidad - pensé mientras los dejaba a solas.

2 comentarios:

  1. A ver sí en la quietud de la noche, pueden dar rienda suelta a su "amor".
    Saludos =)

    ResponderEliminar